11/06/2018 5ºA

Buenos tardes a todos:

Ahora sí, con una sensación de alivio tremenda, hemos de dar por concluidos los exámenes correspondientes al 5º curso de Educación Primaria.

Aunque ya os comentaré detenidamente durante la futura reunión que concretaremos en escasos días, voy a haceros un breve análisis del tercer trimestre.

Las quinielas acertaron, y efectivamente, el rendimiento de los alumnos ha sufrido una desaceleración. Las exigencias del curso (y del profesor, que también asume su parte) se posicionan responsables directas de dicho “agotamiento”.  Es mi obligación cumplir con los contenidos del curso, por lo que hasta el final del mismo, he tenido que demandarles ese plus de esfuerzo que quedó por el camino. Os quiero aclarar que bajo ningún concepto ha cambiado mi perspectiva de ver al grupo-clase. Sigo pensando que su punto fuerte es su sacrificio.

Si el trabajo disminuye, los resultados suelen acompañarle de la mano. Salvo alguna excepción, encontraréis notas del tercer trimestre más bajitas. Una excepción, van a ser las del tercer trimestre de Educación Física, ya que hemos perdido varias clases para ensayar la actuación de la Fiesta de Fin de Curso. Como han mejorado mucho el comportamiento en este área y como se han quedado muchas veces con las ganas de bajar al patio, encontraréis las notas algo más infladas respecto a trimestres anteriores.

Como bien recordaréis de otros años, este trimestre tendréis dos notas: las de la tercera evaluación y las de la evaluación ordinaria: vamos, la nota final del curso, por así decirlo. Aclaro, por si alguién tiene dudas, que son éstas, las de la evaluación ordinaria, de las que depende la promoción o no del alumno a 6º de primaria.

Dedicaremos estas dos semanas que tenemos por delante hasta despedirnos para trabajar en el repaso de los contenidos y, sobre todo, para trabajar los dictados y la comprensión lectora en lengua, y el cálculo en matemáticas.

Tengo alguna cosa más que contaros, pero por el momento, para no menospreciar el tema central, lo dejamos aquí.

Recibid un cordial saludo,

Luis Felipe Delgado Reolid.