5ºA – 02/12/2019

Buenas tardes:

Ya me están llegando los primeros vídeos sobre la segunda lectura obligatoria. ¡Enhorabuena, se ajustan muy bien a lo que os pedí!

Como bien sabéis, esta semana está ocupada en su plenitud por exámenes, de tal manera que no voy a mandar tarea para casa salvo algún caso extraordinario. Eso sí, hoy, sin ir más lejos, el comportamiento ha sido terrible en la sesión de matemáticas. De verdad, que estoy cansado de llamarles la atención, de estar como un sargento o incluso tener que parecer un ogro. Conocen las reglas, están más que repasadas, e incluso ya llevamos alguna sesión KiVa realizada en la que también hemos hablado sobre esto. Es el momento de que cada uno, simplemente asuma las consecuencias de portarse mal. Digo esto, porque los que sí que se portan bien de continúo (que también hay mas de uno y de dos), se comen mis regañinas y se quedan, los pobres, con cara de circunstancias. Es más, suelen ser los que mejor se portan los que parecen reaccionar en estas situaciones, cuando el efecto que busco es justo el contrario.

Por último, antes de despedirme, debo recordaros que el trabajo en casa este año, debe convertirse en una rutina diaria. Todos los profesores que pasan por las aulas de quinto estamos de acuerdo en que existe un déficit tremendo en este aspecto que va a afectar de manera determinante a las notas de la primera evaluación. Pero es que, como tutor, cuando les pregunto el tiempo que dedican en casa a estudiar ciertas asignaturas, recibo respuestas que confirman las sospechas de los profesores.

Recibid un cordial saludo,

Luis Felipe Delgado Reolid.