Miércoles, 12 de diciembre de 2018

¡Buenos y fríos días, familias!:

Nuestros aventureros ayer irían a casa diciéndoos cosas como “¡Yo soy negro!”, “¡Yo soy blanca!”… Repartidos los papeles y de qué color nació cada uno, sólo nos queda hablar del vestuario. Así que, sobre eso va el post de hoy:

* Chicas negras: vestido o falda informal. Cara pintada de marrón/negro. Las manos no se las pintéis porque sino todo lo que toquen va a acabar estupendo, je, je, je. Si quieren (y tenéis, no los compréis a propósito) pueden llevar guantes oscuros. Sino, con la cara es suficiente.

* Chicos negros: vaqueros y camisa por fuera. Cara y manos igual que las chicas.

* Chicas blancas: vestido arreglado, complementos a elegir (cómodos, por favor).

* Chicos blancos: arregladicos, “de domingo”, je, je, je, se admiten corbatas… Súper repeinados y, a ser posible, engominados.

* Conductores de autobús: lo ideal sería un pantalón oscuro (sino un vaquero sirve), una camisa blanca, una corbata y una gorra (aunque se puede prescindir de ella).

* Policías: ¡de policía! ja, ja, ja.

¿Y en los pies? Lo que tengáis. Todo vale.

Cada uno que se complique lo que quiera y que adapte su vestimenta a lo que tenga por casa. Sólo os pido que tengáis un poco en cuenta la época (años 50) y a la clase social a la que les haya tocado pertenecer. 😉

Tengo que decir que los ensayos van fenomenal. Explotaré de orgullo y amor, seguro. ¡Son unos artistas! Gracias, papis, por el empujón que les habéis dado a la hora de memorizar sus frases. Quedan cosas por pulir, pero va tomando forma y lo que voy viendo y escuchando me gusta muuucho. ¡Va a quedar precioso!

Por cierto, muchos de vosotros me habéis confirmado para “el pase VIP” del miércoles por la tarde, pero todavía queda gente que “no ha respirao”. Os ruego que me escribáis tanto si es un sí como si os es imposible, por fa. Si al final hay actores suficientes, tengo que empezar a dar el coñazo a los de arriba… 😉

Un besico a todos y ¡feliz miércoles!