Viernes, 19 de junio de 2020

¡Buenos días, familia vikinga!:

Parecía que no iba a llegar y ya lo tenemos aquí… ¡ultimísimo día de cole! Vamos a acabarlo por todo lo alto, ¿os parece? ¡Nos vemos a las 10:30! :)

Online education

 

Aprovecho y activo el modo «seño recordona»: Papás vikingos, ¡tenemos una cita! 😉 Lunes, 22 de junio, 17:00h. Celebraremos la reunión virtual de fin de curso. 😉 Os pondré el enlace 10′ antes.

Modo «seño recordona», ¡desactivado! 😛

Ahora, vamos a lo que vamos… Ayer os conté que tengo cosas muy importantes que deciros, mis vikingos. Y así es.

Seguramente los papis no, pero vosotros sí que sabéis lo llorona que soy… 😛 Las lágrimas son la forma que encuentran mi cuerpo, mi mente y mi corazón para expresar emociones. Sabéis que lloro por alegría, por tristeza, por emoción, por rabia, por ilusión… Por absolutamente todo. Y, como lo que siento ahora es un cóctel estupendo de todas las emociones imaginables juntas, hoy no iba a ser diferente…  Si intento deciros todas esas cosas importantes, seguro que lo hago llorando o, como mínimo, emocionada y entre pucheros. Así que, he pensado que la mejor manera de expresarme, de que se me entienda y de haceros llegar bien el mensaje que quiero transmitiros es escribiéndoos una carta.

Bueno, dos: una a vosotros y otra a vuestros papás. Y es con ellas como me gustaría cerrar la última entrada del que ha sido para mí el curso más duro y a la vez más apasionante de todos.

Carta a  mis vikingos.

Carta a mis papás vikingos.

Por supuesto, no pueden faltar nuestros besos desinfectados, ¡os mando un millón! (racionadlos para que os duren hasta septiembre 😉 ).

¡Os quiero mucho!,

Teacher Laura.