DESPEDIDA DEL CURSO

Queridos alumnos:

Sin duda, recordaréis este curso para siempre.

Pese a que he tenido el gusto de despedirme y desearos feliz verano a algunos de vosotros, quería escribiros algo especial a modo de conclusión.

Este año, ha sido muy duro en todos los sentidos. Habéis tenido un profesor exigente y con muchas manías a las cuales os habéis tenido que adaptar. Además, como habéis comprobado, quinto es un curso muy exigente, incluso más de lo que hayáis percibido. Pese a ello, debo daros la enhorabuena. Habéis cumplido con nota. Felicidades campeones.

Este verano tenéis que disfrutarlo todo lo que podáis porque, como habéis visto, la vida cambia sin previo aviso de un día para otro. Como niños que sois, debéis disfrutar mucho el momento, la vida os espera con los brazos abiertos. Y por eso, porque la vida os espera, debéis estar bien preparados y formados. Solo así vuestra vida será completa y enriquecedora.

El patrimonio es todo aquello que tenemos. Hay patrimonio, como el económico, que podréis ganar o perder. Pero hay otra parte mucho más importante que os puede hacer verdaderamente ricos: la educación. Creedme, nadie os arrebatará aquello que aprendáis. Vuestro conocimiento será vuestro patrimonio más valioso. Por eso, os pido por favor, que este verano, también invirtáis cierto tiempo en vuestra formación.

El curso que viene, espero poder recibiros en el colegio y, con suerte, daros un fuerte abrazo a todos. Realmente, os echo mucho de menos y deseo veros pronto a todos.

Enhorabuena por vuestro trabajo, ¡feliz verano!

Luis Felipe Delgado Reolid.