Lunes 15.06.2020

¡Buenísimos días, familia!:

¡¡¡ÚLTIMO LUNES, MIS VIKINGOS!!! ¡Damos comienzo a la última semana de cole de este curso! Estamos terminando todo el temario, así que ya sabéis que lo que nos queda es «poca chicha». ¿Vamos a por ello? ¡¡¡VAMOS!!!

E.F.:

Matemáticas:

Páginas 228 y 229.

Mates 228 y 229

 

Lengua:

Páginas 244 y 245.

Lengua 244 y 245

 

Tanto en mates como en lengua, unidad 12… ¡¡¡TERMINADA!!! Los próximos libros que abriremos juntos serán los de segundo ¡QUÉ MAYORES!

Music:

Aquí tenéis la última sesión propuesta por la seño Rosana:

«¡Hola chicos!:

Llegó el día de despedirnos y quién nos iba a decir que lo haríamos de manera virtual… Pero vamos a hacerlo de forma divertida, al igual que lo haríamos en el cole así que preparar el cuerpo que vamos a moverlo como si estuviésemos en la fiesta de fin de curso, ¿vale?.
Os mando un besazo enorme a todos, que disfrutéis todo lo que podáis del verano y las vacaciones y que espero que en septiembre nos reencontremos y podamos darnos un abrazo gigante.
¡Os quiero!
Rosana.

Religión:

Recordad que la seño Ana María finalizó con esta asignatura la semana pasada ¡os habéis ganado un pequeño descanso!

 

Valores:

Vikingos, este es el último lunes de cole y, por tanto, nuestra última sesión de Valores. Así que he querido dejar para el final el que me parece el corto más especial de todos, “Cuerdas”.

Trata sobre AMISTAD, así en mayúsculas, amistad por encima de todas las cosas. También nos habla de amor sin condiciones, de vocación, de inclusión, de ilusión, de respeto… Es imposible no emocionarse viéndolo. Disfrutadlo mucho, mis chicos…

¿Sabíais que este corto está basado en una historia real? El autor, Pedro Solís, se inspiró en la relación que tienen sus hijos.

Cuando Nico, su hijo pequeño nació, tuvo problemas que desembocaron en una parálisis cerebral. En su caso, significa que no podrá hablar ni andar nunca… Su hermana María (así se llama también la protagonista del corto), lejos de rechazarlo o sentir celos por la atención extra que Nico necesitaba, lo incluyó desde el principio en sus rutinas diarias y en sus juegos.

Cuenta su padre que María sentaba a Nico entre cojines cuando apenas era una bolita de meses y le movía los brazos con cuerdas para poder jugar con su hermano, igual que en el vídeo que acabáis de visionar.

¿Es o no la historia más preciosa de las que hemos trabajado hasta ahora?

Espero haberos hecho disfrutar y reflexionar cada lunes. ¡Hasta el curso que viene!

———————–

¡Vamos con la «zona deberes», bomboncetes!: cuadernillo de lengua páginas 36 y 37.

¡Qué poquito nos queda, mis niños! No puedo dejar de daros las gracias un día más por vuestro esfuerzo.

¡Os quiero!

Besotes y achuchones,

Carmen.